El Tacuense pierde en casa ante el Santa Teresa y ve alejarse la salvación

16 de Enero de 2017 - laopinion.es

 

El equipo tinerfeño sigue sin estrenar su casillero de victorias en la presente liga y suma su undécima derrota del campeonato.

 

La Unión Deportiva Tacuense sigue sin estrenar su casillero de victorias en la presente liga, suma su undécima derrota del campeonato en la máxima categoría del fútbol femenino español, esta vez ante el Santa Teresa, y se queda al fondo de la tabla en solitario, y con muy pocas posibilidades de salir y conseguir el objetivo trazado, la salvación.

 

El partido fue muy abierto en la primera mitad, con dos conjuntos que se respetaban y sin un dominador claro, aunque la iniciativa siempre caída del lado lagunero, que se fue encontrando un rival bien plantado sobre la cancha que desdibujaba su juego. Tibi, a bote pronto, pudo subir el primer tanto del partido, con un disparo desde la frontal, y Estefanía tiró cruzado ante la meta, en las jugadas más destacadas del periodo.

 

Tras la reanudación el conjunto de Fanfi Herrera se mostró ansioso de gol, pero su juego, con más corazón que cabeza, seguía contrarrestado por el planteamiento de Juan Carlos Antúnez, que supo aprovechar sus contras para sumar tres importantes puntos, cuando un disparo cruzado de Mireya no lo blocó Pili González y Estefenía, la mejor jugadora del partido, atenta, mandó el rechace a gol.

 

 

UD Tacuense: Pili González; Tibi, Aleksansra, Estela, Patricia; Andrea, Tamara, Nisa (Tania, min. 66), Celia; Reichel y Jennifer Volpe (Jessica, min. 64).

 

Entrenador: Fanfi Herrera.

 

Santa Teresa CD: Beatriz; Marta Parralejo, Aina, Mireya (Sandra, min. 76), Estefanía; Vania, Ainize (Cristina, min. 88), María, Mandi; Marta Rubio (Sofía, min. 64) y María Ángeles.

Entrenador: Juan Carlos Antúnez.

 

Gol: 0-1. Min. 70: Estefanía.

 

Árbitro Jerónimo Montes García-Navas (Comité Madrileño). Amonestó a la jugadora visitante Cristina, por simular penalti.

 

Incidencias: Encuentro disputado en el complejo municipal Pablo Abril de Taco, en un terreno de juego de hierba artificial algo deteriorada, y en una mañana fría, al que acudieron unas trescientas personas, aproximadamente.