Saltar al contenido

Rotaciones defensivas de baloncesto

mayo 6, 2022

Rotación defensiva de baloncesto

Una rotación defensiva en baloncesto es cuando un equipo cambia asignaciones defensivas en una sola jugada. Esto significa que si un jugador tiene que marcar a un jugador diferente en una posesión, entonces todo el equipo podría tener que cambiar y marcar a diferentes jugadores también.

Hombre

Hay muchas situaciones que requieren una rotación defensiva, y en la defensa del hombre, por lo general, depende de los jugadores saber cuándo deben rotar. Los ejemplos más comunes de rotación son cuando un escolta empuja a un defensor y el gran hombre debe dejar a su defensor para bloquear el aro. Esto crea un efecto en cascada en el que un defensor lateral debe rotar hacia abajo para evitar una caída hacia el gran hombre ofensivo ahora abierto, mientras que el defensor originalmente pasado tiene que rotar hacia el ala ofensiva. Si bien parece mucho movimiento, siempre que los jugadores se comuniquen bien sobre a quién están cambiando, la rotación se ejecutará de manera eficiente.

La penetración desde la línea de base es otra jugada común que conduce a la rotación defensiva, con el gran hombre dando un paso al frente para detener el avance y los guardias interviniendo para ayudar.

Zona

En los esquemas defensivos zonales, la rotación ocurre más como una unidad cohesiva que de forma individual. A medida que la pelota se pasa por la parte superior de la llave, por ejemplo, cada jugador defensivo se deslizará un poco en esa dirección para poder enfrentar adecuadamente a los jugadores ofensivos y no permitir pases fáciles a través de las costuras.

Otra faceta de la rotación de zonas es durante los rebotes. Los jugadores deben moverse hacia el jugador más cercano para salir, incluso si eso significa rotar fuera de posición, para evitar un tablero ofensivo.

Misceláneas

Otros tipos de rotaciones no son reaccionarias y tienen un propósito, como trampas. Una trampa es cuando un jugador deja su asignación designada para hacer doble equipo a un oponente cuando se encuentra en una situación vulnerable, lo que le dificulta regatear el balón. Los otros jugadores defensivos deben, a su vez, rotar para proteger el pase fácil al jugador abierto para ejercer aún más presión sobre el jugador que maneja el balón.

Si bien la rotación puede ser parte de un plan de juego, depende principalmente de que las unidades defensivas sepan cómo trabajar juntas para optimizar sus posibilidades de generar una pérdida de balón o recuperarse de un error.